Es necesario dormir bien, esto mejora la salud y ayuda a permanecer activos durante el día para realizar las actividades diarias, fundamental en el proceso de recuperación.

Es recomendable tener un horario fijo de levantarse por la mañana e ir a dormir por la noche, además de no prolongar el momento de siesta y limitar el consumo de bebidas con cafeína. No es aconsejable ingerir comidas fuertes tres horas antes de ir a la cama.

Se aconseja mantener la habitación ventilada y sileciosa, con la intención de que sea un lugar relajante y facilite el descanso.