La principal prevención de la fractura de cadera se encuentra en la prevención de las caídas, realizando actividad física a diario y haciendo del hogar un lugar seguro.

Además, utilizar bastón o andador, usar zapatos cerrados o evitar movimientos que puedan hacer perder el equilibrio, junto con una alimentación equilibrada con alimentos ricos en calcio y tomar el sol que nos aporta vitamina D, nos ayudarán a prevenir posibles caídas.